¿Qué es una smart factory?

¿Qué es una smart factory?

El término de smart factory, no se trata de algo que pueda ser implementado directamente en un proceso de producción; es sin embargo, una combinación de distintas tecnologías que al ser aplicadas en un ecosistema de fabricación, logran crear una compañía de manufactura de primer nivel. Cualquier término como sea que lo hayas escuchado, y que pudiera parecer fuera del alcance de las compañías de manufactura más pequeñas, es algo que tienes que conocer.

¿Qué es una smart factory?

Una smart factory es aquella en la que la maquinaria y los equipos mejoran todos sus procesos a través de la automatización y la auto optimización. La estructura de una smart factory incluye la combinación de tecnologías de producción, información y comunicación, con un claro potencial de integración en toda la cadena de suministro de manufactura. Los beneficios se extienden más allá de la producción física de bienes, ya que abarca funciones como planificación, la logística de la cadena de suministro e incluso el desarrollo de productos.

Este tipo de empresas funcionan de forma autónoma y son capaces de ejecutar los diagnósticos necesarios para identificar y reparar cualquier mal funcionamiento sin la necesidad de detener toda la línea de producción.

El porder del IIoT en una smart factory

Existe un gran potencial para el IIoT (Industrial Internet of Things) en las smart factories. No puede aumentar la producción, pero sí mejorar los procesos y hacerlos más eficientes. Esto es posible cuando se tienen los detalles precisos sobre cada proceso de producción; los datos de generación de sensores se pueden implementar en cada proceso de producción para obtener datos, analizarlos y tomar medidas correctivas para aumentar la eficiencia y aumentar la rentabilidad.

Los grandes beneficios del IIoT en el sector de manufactura radican en la creciente necesidad de monitoreo continuo y de mantenimiento predictivo en la infraestructura de una empresa. Aún así, no todas las organizaciones son candidatas, ya que es difícil cambiar el diseño básico de las máquinas o de los sistemas de la fábrica para implementar sensores y otras tecnologías relacionadas; por lo que la implementación del IIoT en instalaciones de fabricación antiguas es un poco más difícil y, en algunos casos, imposible.

¿Qué otras tecnologías implica una smart factory?

Además del IIoT, hay muchas otras tecnologías involucradas en el proceso para convertir a una organización en una empresa inteligente, algunas de ellas son las siguientes:

  • Digital Twins: como ya lo hablamos en un artículo de blog anterior, los digital twins son el espejo digital de un proceso para analizarlo y previsualizarlo. Las empresas pueden hacer uso de ellos para modelar procesos, redes y máquinas en un entorno virtual, y luego usarlos para predecir problemas antes de que ocurran, así como para aumentar la eficiencia y la productividad.
  • Inteligencia Artificial: a través de ella es posible tomar decisiones automáticas basadas en la recopilación de los procesos de las empresas de manufactura. Con Inteligencia Artificial y machine learning, es posible analizar todos estos datos y tomar decisiones inteligentes basadas en la información obtenida.
  • Edge Computing: gracias a esta tecnología, las organizaciones pueden analizar los datos más importantes de la compañía manufacturera casi en tiempo real, algo que es una necesidad común en muchas industrias, como las de la salud, las telecomunicaciones o la industria financiera, por ejemplo.

Sin embargo, para lograr esto, la tecnología utiliza recursos conectados a una red, como alarmas o sensores de temperatura, lo que hace posible el análisis de datos en la fuente de datos.

  • Blockchain: la adopción del blockchain aún es pobre en la mayoría de las industrias, de acuerdo a un reciente estudio de Capgemini Research Institute, solo un 6% de las empresas de manufactura tienen implementaciones a gran escala.

Justo las empresas de manufactura son las que pueden sacar más provecho de esta tecnología, porque puede habilitar modelos de negocio completamente nuevos, lo que permite la creación de procesos innovadores en cada área de la fabricación, desde los proveedores, el abastecimiento estratégico, la adquisición y hasta las operaciones en la planta de producción, incluida la supervisión y el servicio a nivel de máquina.

  • Big data: el Big Data es sin duda una solución viable a un conjunto de problemas que producen tiempos de inactividad y pérdida de ingresos. Adicionalmente a esto, de acuerdo a la encuesta “Data’s Big Impact on Manufacturing: A Study of Executive Opinions” llevada a cabo en el 2016, el 46% de las empresas manifestó que implementar y usar el análisis de sus datos ya no es opcional, destacando que la Big Data les permite tomar decisiones informadas en tiempo real, limitar los desechos y predecir el riesgo por tiempos de inactividad.

Harley Davidson, por ejemplo, rastrea gracias a esta tecnología, las velocidades de ventilación en sus áreas de pintura y puede ajustarlas algorítmicamente basándose en fluctuaciones ambientales.

En general y como conclusión, una smart factory es un sistema de fabricación totalmente integrado y de colaboración que responde en tiempo real para lograr satisfacer las condiciones y demandas cambiantes de la industria, la red de suministro, pero sobre todo, las necesidades de los clientes finales. Además, la inversión construyendo una smart factory, beneficia a los manufactureros al crear instalaciones más seguras y confiables. Sin duda, se trata de una forma directa para que los fabricantes sobresalgan en un mercado cada vez más competitivo y dinámico.

Deja un comentario